You are here:   Home Artículos ¿Publicidad Creativa sin Responsabilidad Social?

CA - 80 Aniversario

¿Publicidad Creativa sin Responsabilidad Social? PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Serafín Rodríguez   
Miércoles 04 de Marzo de 2009 12:29

 

La publicidad sexual está de moda. Y no discrimina producto o servicio. Vemos mujeres semi desnudas en carteles para vender pinturas, carros, cerveza, revistas, desodorantes, entre cientos más. La sexualidad vende, no hay duda. Basta con echar un vistazo a compañías como Soho y Axe que, de la mano del sexo, se abrieron camino a la fama y a envidiables posiciones en el mercado (Soho, una revista frívola y de contenido mayormente sexual está posicionado actualmente como amo y señor de su categoría). Pero hay un efecto negativo en esta tendencia. La sociedad empieza a actuar en torno al sexo. Y poco a poco los valores se empiezan a olvidar. Lo único que trae esto a largo plazo: promiscuidad, mayor número de nacimientos no deseados y un crecimiento dramático en la propagación de enfermedades de transmisión sexual.

 

La responsabilidad social de una empresa no debe limitarse a colaborar con el medio ambiente (las empresas verdes), por medio de reciclaje o menos contaminación. O por medio de donar dinero a fundaciones sin ánimo de lucro. La responsabilidad social empresarial también es cuidar que la sociedad no se corrompa en su forma de pensar.

 

Las empresas deben mejorar cada día y esto incluye sus campañas publicitarias. Es muy sencillo recurrir al sexo para vender. Para un verdadero profesional de marketing esto es decepcionante. Es más, no se necesita ningún tipo de estudio para publicar imágenes o grabaciones que giren en torno al sexo. En cambio, crear una campana ética exitosa, eso sí es un reto y un acto digno de admiración.

 

Miremos con júbilo lo que hace Coca Cola al apostar a la familia, la hermandad, la amistad, al deporte, etc. O al gigante de los aros dorados (McDonald's) que nos invita a divertirnos y a sonreír. Y qué decir de Disney que nos sumerge en un mundo de fantasía y nos hace volver a la infancia y a soñar. O, haciéndolo más familiar aún, los comerciales de Davivienda: que nos hacen reír una y otra vez con su agradable y sano humor.

 

Cuando la surafricana SABMiller se hizo con las acciones de Bavaria S.A, decidió retirar las chicas águilas de sus propagandas, pues no encajaban dentro de su identidad. Esta jugada, sin duda, le costó varios millones de pesos a la compañía. Sin embargo ellos fueron fieles a sí mismos y a la sociedad. Este es un ejemplo loable que toda empresa debe seguir.

 

Ánimo, especialistas de mercadeo, estudiantes y todas aquellas personas involucradas dentro del proceso de marketing y promoción. Pongamos nuestras mentes a volar. Pongamos a volar nuestra creatividad. Porque el marketing es un mundo inmenso y maravilloso, lleno de misterio y fantasía. No nos conformemos con poco. Al contrario, sorprendamos a nuestros clientes y brindémosles una experiencia inolvidable pero, eso sí, que haga de nuestra sociedad una sociedad mejor e íntegra.

 

Fuente:  infomercadeo.com